NO significa NO

#NoSignificaNo es la campaña que lanzó HSBC contra el acoso. "La mejor publicidad de una empresa privada contra la violencia de género", dijo un conocido periodista, y la campaña se hizo viral. Por qué las empresas hoy alzan la voz contra la violencia de género, qué se espera de ellas y cuáles son los riesgos. QUERIDAS habló con Julia Lois, Gerente de Marketing de HSBC, sobre qué rol deben tomar las empresas en relación a las cuestiones de género.

Julia-Lois-Marketing-HSBC

Por Micaela Kamien

Julia-Lois-Marketing-HSBC

#NoSignificaNo es la campaña que lanzó HSBC contra el acoso. “La mejor publicidad de una empresa privada contra la violencia de género”, dijo un conocido periodista, y la campaña se hizo viral. Por qué las empresas hoy alzan la voz contra la violencia de género, qué se espera de ellas y cuáles son los riesgos. QUERIDAS habló con Julia Lois, Gerente de Marketing de HSBC, sobre qué rol deben tomar las empresas en relación a las cuestiones de género.

– Este cajero está fuera de servicio. ¿Desea realizar otra operación?

– No.

– A mí nadie me dice que no.

 

Así comienza la campaña #NoSignficaNo que lanzó el banco HSBC contra el acoso.

La gente se acerca a un cajero automático del microcentro de Buenos Aires que la desconcierta: los usuarios presionan “NO”, pero la máquina no lo acepta, insiste, avasalla, avanza, presiona, ACOSA.

“Hacete cargo de lo que empezaste”. “Dale, quedate”. “¿Qué pasa?”.

Al final, se ofrecen herramientas de ayuda: Denunciá. Llamá al 144. Y el cajero entrega un ticket con información y un lema claro: NO SIGNIFICA NO.

Así, HSBC se suma a las campañas contra la violencia de género que empezaron a realizar las empresas en una Argentina que está a la vanguardia de los movimientos de mujeres en el mundo y que espera de las compañías responsabilidad y compromiso para hacerle frente a estas problemáticas.

9 de cada 10 mujeres argentinas han sido víctimas de algún tipo de acoso. Y de esto se habla dentro y fuera de las empresas. El tema del acoso sonó fuerte con la denuncia de Thelma Fardin y pasó a ocupar las agendas política, académica, mediática y empresarial de nuestro país.

QUERIDAS habló con Julia Lois, Gerente de Marketing de HSBC, sobre la campaña, los nuevos desafíos y riesgos de las compañías hoy frente a las cuestiones de género, y por qué estas iniciativas pueden generar profundas polémicas.

 

¿Por qué HSBC decidió realizar una campaña sobre el acoso?

Uno de nuestros pilares es abrazar todas las problemáticas que atraviesan a las mujeres. Esto es algo que el banco viene trabajando puertas adentro desde hace mucho tiempo. Salimos a hablar de acoso porque ya teníamos una política interna clara en marcha. Firmamos un protocolo con el gremio bancario sobre cómo acompañar a colaboradoras de la empresa en situación de acoso tanto dentro de la compañía como en su propia casa. Les brindamos asistencia psicológica y apoyo financiero. Además, les entregamos un nuevo número telefónico para evitar al acosador, y ofrecemos la posibilidad de traslado a otra oficina. Son acciones que forman parte de una política clara para estas problemáticas.

 

¿Esta campaña sobre el acoso surgió en relación a la denuncia de Thelma Fardin contra Darthés? ¿Tuvieron en cuenta los “riesgos” de hacer una campaña sobre esta problemática?

Cuando nos propusimos realizar una campaña sobre el acoso no se había dado a conocer aún la denuncia de Fardin, así que tuvimos miedo de que nos tomaran como oportunistas. Pero quisimos hacerlo igual. Otro temor era el sector más activista de las feministas. Y el tercer temor era la respuesta de la gente, que suele ser muy crítica con las instituciones bancarias. No es lo mismo otro tipo de organización que realiza una campaña sobre el acoso que un banco. Quisimos simplemente poder transmitir cómo vive una víctima que sufre acoso. Creímos en la causa y la encaramos con mucha seriedad y responsabilidad. Creo que fue muy bueno prestar atención a los temores que surgieron en relación a las respuestas de la campaña. Eso nos permitió estar preparados. Prevenir el posible golpe.

 

¿Diseñaron un plan ante las posibles respuestas negativas?

Sí. En el caso en que recibiéramos respuestas negativas y críticas de medios y periodistas feministas, la idea era salir a explicar por qué decidimos realizar esta campaña, cuál era nuestra convicción.  Frente a la crítica íbamos a responder claramente que habíamos decidido alzar la voz contra esta problemática; íbamos a explicar que nos propusimos generar concientización sobre la temática, y que quisimos hacerlo a través de nuestro vínculo cotidiano con la gente, que es el cajero automático.

 

¿Cuál fue la respuesta del público?

Las repercusiones son muy buenas. Estamos sorprendidos de la receptividad que tuvo, de parte de la gente y también de los medios.

 

¿Esperaban que el spot se viralizara como sucedió?

No lo esperamos, y además se hizo viral antes de su lanzamiento. El 8 de marzo sólo compartimos la campaña con los empleados, en forma interna. Lo que ocurrió es que los mismos empleados empezaron a compartir la campaña en sus propias redes. Eso mismo generó un efecto viral. El sábado 9 y el domingo 10 la viralización fue totalmente producto de cómo la hicieron circular los empleados de la compañía.

 

El periodista Diego Batle la compartió en sus redes y posteó “Debe ser la mejor publicidad de una empresa privada contra la violencia de género”.

Sí, a partir de ese tuit la campaña llegó a ser Trending Topic (TT) en las redes sociales.

 

¿Por qué la lanzaron el 11 de marzo en lugar del 8?

Consideramos que el 8 de marzo era un día de reflexión y decidimos postergar el lanzamiento de la campaña para el lunes 11. Y creemos que fue una decisión correcta.

 

¿Cómo sigue la campaña? ¿Tendrá otros soportes?

El spot audiovisual sigue circulando orgánicamente. Hay repercusiones de prensa adicionales.  Y además el banco emite los tickets que se entregan en los más de 140 cajeros automáticos de todo el país con información sobre la línea 144 de ayuda a mujeres víctimas de violencia.

 

¿HSBC hizo campañas similares en otros países o sólo se realizó en la Argentina, que hoy es vanguardia en el mundo por la importancia del movimiento de mujeres en nuestro país?

Esta fue una iniciativa local, y como tuvo una buena repercusión la están tomando como ejemplo de buena práctica para otros países. Claramente, esta iniciativa está relacionada con lo que está sucediendo en la Argentina con las cuestiones de género.

 

¿Las empresas tienen responsabilidad social ante problemáticas como la del acoso?

Sí, por supuesto. HSBC es uno de los empleadores más grande de la Argentina: tenemos una responsabilidad y debemos contagiar a otras empresas en ese mismo sentido. Este tipo de iniciativas después se derraman en el resto de las organizaciones.

 

¿Qué esperan hoy los consumidores de las empresas en relación a estas problemáticas?

La gente espera que nos involucremos, que marquemos posición. La unión hace la fuerza.

 

Si querés ver la campaña, hacé clic acá.

 


Compartí

Compartir en Facebook!Compartir en Twitter

Compartí

Compartir en Facebook!Compartir en Twitter

Comentá

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquellos comentarios que incluyan insultos, sugieran o estimulen acciones violentas o inapropiadas serán eliminados, y su autor/a estará inhabilitado/a para volver a publicar comentarios en este sitio.

Comentá

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquellos comentarios que incluyan insultos, sugieran o estimulen acciones violentas o inapropiadas serán eliminados, y su autor/a estará inhabilitado/a para volver a publicar comentarios en este sitio.

Tus comentarios:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *